Una enseñanza valiosa

Aquí va una reflexión que vale tu tiempo leer y actuar sobre ella:


Junto a mi novia estamos leyendo un libro que se llama "Felicidad Sólida", del Doctor Ricardo Capponi. Este libro es una obra maestra, uno de los compilados mejor fundamentados en evidencia (a nivel Global) que existen sobre las relaciones humanas. Es mucho más que un libro sobre "Felicidad", es el gran Legado de Vida de un Psiquiatra Chileno brillante, tan brillante que los estudiantes de Medicina estudian con sus manuales de psiquiatría, un regalo para la humanidad, realmente.


Quedé tan impresionado con el libro, su forma de verbalizar sus conocimientos y su extraordinaria expertise, que tomé una hora para atenderme en su consulta, solo para resolver dudas y comentar su libro. En Noviembre 2019 me dieron hora para Mayo 2020. En mi mente, durante esa conversación le iba a pedir que me dejara ser su ayudante de investigación, gratis. O yo le pago, si quiere, para que sea mi mentor.


Este Lunes, el Doctor Capponi Murió.


Estaba en Barcelona presentando su libro. En su pieza, solo, a los 67 años. Extraordinariamente lúcido, juvenil y crack, muró el Doctor. Una pérdida invaluable para la Humanidad.


Me sentí muy decepcionado de mi. El antiguo Jorge... -pensé-... ese Jorge con hambre, imparable, irresistible y magnético, de como -tanto predico que hay que ser-, no habría esperado para Mayo, habría hecho lo mismo que hizo en tiempos anteriores para conocer a Andrés Velasco: Enterarse que va a estar en un programa de televisión, contactar a los productores, llamarlos y escribirles hasta que contesten, conseguir que me inviten al programa como público, ir a saludarlo después del programa, preparar el Pitch de mi vida y conseguir un Café con él.