Una historia con cariño para ti

Tengo mucha suerte y por extraordinarias coincidencias, hace algunos años atrás fui invitado a una reunión en un club -bajo perfil, muy alto nivel- en Santiago. Las reuniones eran en el lugar de más alta tradición en Chile, el emblemático Club de la Unión, un verdadero Palacio Italiano a un costado de la casa Presidencial.


Ese día, usé mi mejor traje, peinado Specter y me aseguré de llevar conmigo mi mejor versión. Me quedé sin aliento al saludar a los primeros asistentes que me presentaron. Nombres de la más alta tradición del país, ex Ministros, empresarios líderes de Industria y algunas celebridades del mundo del Arte y Música. Como dice un ex Senador amigo: verdaderos Pavos Reales (puro/as cracks). Además, a estas reuniones siempre viene un/a Líder de Industria a explicar directamente, a los influyentes miembros, los Temas más importantes de Coyuntura: Ministros, Presidentes de Gremios, Dirigentes e Intelectuales visitaban este lugar para relatar su versión de alguna polémica en curso. Increíble. Solo se puede asistir con invitación.


Fui invitado a las reuniones siguientes. Como hábito, busqué ser un aporte, ayudar y ofrecer mi asistencia en lo que estuviese a mi alcance, construí relaciones, pedí reuniones a los/as miembros para buscar consejo y sabiduría.


En el corto periodo de un año, fui invitado a Presidir este Club, con solo 28 años; el Presidente más joven de la Historia del Club. La edad promedio es 60 años.